parallax background

“No es fácil sobrellevar la epilepsia”

“He bajado 18 kilos en lo que va de año”
7 Noviembre, 2017
“Quisiera poder darle comida a mis hijos”
7 Noviembre, 2017
 
Ricardo Zapata @RZapata96

Los pacientes epilépticos están cada vez más expuestos a la escasez de medicamentos, situación que se ha agudizado con el pasar de los meses y que, como consecuencia, ocasiona que aquellos que no reciben el tratamiento asertivo empeoran su calidad de vida y tienen más riesgo de mortalidad.

La epilepsia es un trastorno crónico caracterizado por una predisposición genética o adquirida que generan ataques recurrentes, debido a descargas eléctricas excesivas de grupos de células cerebrales.

 
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 50 millones de personas en el mundo la presentan, lo que la convierte en uno de los problemas neurológicos más comunes.

Estudios realizados por especialistas de la Liga Venezolana contra la Epilepsia (Livece), indican que la incidencia de este padecimiento es de 1,7% de la población.

José Ignacio Kendall, joven venezolano de 19 años de edad, sufre de epilepsia debido a un tumor en el lóbulo frontal izquierdo, pero se crece ante su condición y no deja de soñar en grande.

Cuando tenía cuatro meses de nacido su madre supo que padecía de un tumor en el cerebro, que es la causa de los ataques epilépticos que Kendall presentaría durante toda su vida. Para ella no fue sencillo llevar la situación adelante, pero su incondicional amor por su hijo pudo con esta difícil prueba de vida.

La infancia de José Ignacio fue difícil, pues explicarles a sus amigos su padecimiento era complejo. “Prefería mantenerme callado, no hablaba y lo dejaba pasar porque muchos confundían la situación y me veían como un enfermo”, confesó.

 

Para él, los ataques de epilepsia son indescriptibles. Se le enreda la lengua y dice incoherencias, se pone pálido y le duele la cabeza. Luego de que terminan sus crisis, se siente muy cansado y solo quiere dormir. “A veces no es fácil para mí sobrellevar esto, pero ya con tantos años me acostumbré”.

Superando las adversidades

El hecho de padecer un tumor en el lóbulo frontal izquierdo de su cerebro no le impidió llevar su adolescencia con normalidad. A pesar de su condición, juega fútbol y otros deportes en sus ratos libres, de forma prudente.

“Mi problema me limitó al punto en que no pude hacer con mis tíos un curso de submarinismo que me gusta y tampoco pude ser piloto. En las academias me decían que la presión, tanto del aire como del agua, me hacían daño y podían traer consecuencias a mi salud”, expresó José Ignacio durante una entrevista para El Nacional Web mientras se agarraba las manos en señal de frustración.

José Ignacio ha vencido poco a poco las dificultades que le impone su condición física, es un luchador que ha podido alcanzar su otro gran sueño: estudiar medicina.

El hecho de padecer un tumor en el lóbulo frontal izquierdo de su cerebro no le impidió llevar su adolescencia con normalidad. A pesar de su condición, juega fútbol y otros deportes en sus ratos libres, de forma prudente.

“Actualmente, cursa estudios en la Universidad de Carabobo. “La medicina es algo que me encanta porque me ayudó mucho a entender mi situación y la complejidad que conlleva. A veces me canso porque no es sencilla la carrera y mi condición me limita un poco, pero lo voy a lograr porque estoy entusiasmado con lo que hago”, comentaba mientras una sonrisa se plasmaba en su cara en señal de emoción.